08/03/2010

Solo para fumadores

Hola. Lo primero de todo es dejar esto claro: fumar es muy malo para la salud. Insisto: fumar, caca. El gobierno lleva tiempo ensayando leyes para erradicar este vicio de los lugares públicos, preocupado, sobre todo, por los llamados fumadores pasivos; es decir, por aquellos que respiran el humo de los demás, exponiéndose a los estragos del tabaco sin beneficiarse del gustirrinín que produce. Porque donde hay vicio, hay gustirrinín, que uno no conoce a nadie adicto al aceite de hígado de bacalao. En fin, la filosofía sanitaria es muy clara: el que quiera fumar, que fume, pero en privado. Y yo añado: o exclusivamente acompañado de otros fumadores. Esto nos lleva a la creación de "clubs del cigarrillo" o "fumaderos"; lugares donde el que entre sepa a lo que entra. No es una idea original, porque Ámsterdam lleva décadas con sus "coffee-shops", infames garitos en los que se permite el consumo de ciertas hierbas. Aquí, hablo sólo del tabaco, preciso.
        Estos locales estarían sujetos a una normativa estricta: se prohibiría la entrada a los menores; las fachadas, de colores tristones, deberían tener muy visible el cartel de "Solo para fumadores"; y su número estaría restringido. Pero es evidente que un mínimo de tolerancia siempre es bueno para la salud social. Hay gente que no quiere, o no puede, dejar de fumar. Es gente mayor de edad, que compra, para su consumo, una droga legal que, por otra parte, está tan cargada de impuestos que beneficia la muy castigada tesorería pública. Además, si lo pensamos bien, la preocupación del estado por la salud de los ciudadanos es matizable. Ya sé que es de mal gusto recordarlo, pero hay un hecho irrebatible: el ser humano es mortal. No hay político ni profeta ni médico que pueda cambiar esta limitación de nuestra especie. Por tanto, el que nunca ha fumado o el fumador arrepentido saben que la causa de su enfermedad y declive no será el tabaco sino otra. Otra, sí. Sería muy interesante un sondeo entre los difuntos sobre "el grado de satisfacción con su propia muerte y las causas que la provocaron". Esta encuesta, difícil de hacer por razones técnicas, acabaría con muchos mitos. Nos llevaríamos sorpresas, estoy seguro. Nos vemos.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

Este artículo pertenece a la sección "Demasiado asfalto"