11/04/2010

Corrupción e interiorismo

Hola. El tema de hoy es la decoración de interiores; un tema de actualidad gracias, sobre todo, a los inmuebles de los protagonistas de las tramas de corrupción. Cuando se pilla a políticos o empresarios corruptos, no hay cosa que les guste más a los medios que ponerse a cotillear dentro de sus casas. Un día, nos enteramos de que Juan Antonio Roca, que se hizo inmensamente rico como asesor municipal de Urbanismo en Marbella, tenía un cuadro de Miró en el baño. Eso sí, los medios nunca informaron de un dato positivo: el cuadro no estaba colgado al revés. Ignoramos todavía cuáles son las pinturas que adornan la propiedades de la alcaldesa de La Muela pero ha de haberlas porque 1), como dice mi vecina la Visi, "las paredes, hay que vestirlas" y 2) el dinero negro y el arte se llevan muy bien, sobre todo cuando el comprador se salta la galería y acude directamente al estudio del artista. El artista tiende a contemplar con distanciamiento ese momento tan antiestético en que su cliente saca un gran fajo de billetes del bolsillo y se pone a contarlos. Más estéticas son las transferencias bancarias, pero entonces los clientes disminuyen. Es así.
        En su palacete de Mallorca, Jaume Matas, expresidente del Gobierno balear, tiene escobillas de retrete que cuestan 350 euros. Yo he visto, en catálogo, la escobilla y es minimalista, de líneas sencillas y no lleva cristales de Swarovski. Se ve que el señor Matas no es una persona ostentosa, todo lo contrario a sus colegas de partido de Valencia. A estos, un señor apodado "el bigotes" les regalaba relojes, maletas y mucha confección; cosas para el exterior y nada para los interiores, quizá porque allí se hace mucha vida en la calle.
        A veces, fantaseo con que he triunfado en la política y con que tengo una cola de gente a la puerta de mi despacho, dispuesta a sobornarme con regalos suntuosos. Para ellos, he elaborado unas sencillas normas de estilo: 1) que nunca me envíen a un mediador que atienda por un mote; 2) nada de escobillas ni jaboneras, que ya tengo, y 3) servidor apreciaría una pequeña escultura de Chillida o un dibujo de Antonio López o, incluso, un óleo de Bacon. Sí, un Bacon me quedaría requetebien en la cocina. Nos vemos.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Demasiado asfalto"