28/06/2010

Este nuevo mapa social

La prosperidad creciente en la segunda mitad del siglo XX, que acabó siendo arrolladora y embriagante en los primeros años del XXI, tuvo como consecuencia la eliminación de las antiguas clasificaciones socioeconómicas. Dicho de otra manera, el bienestar provocó una pérdida del DNI social, que es un documento que ahora ya nadie encuentra. A medida que el dinero fluía, los trabajadores olvidaban aquel llamado 'orgullo obrero' pues, con coche y piso propios, ya pertenecían a la clase media. Pero la tradicional clase media también creyó que, al crecer sus propiedades y sus cuentas bancarias, ya podía considerarse ascendida a jet-set. Bueno, ha llegado (o ha vuelto, pues así es la historia) el tiempo de penuria y ya no sabemos cuál es el lugar que ocupamos en el mapa. Ya no hay clases sino situaciones sociales como, básicamente, estar en paro o tener trabajo. Pero nadie puede sentir orgullo de estar parado; y tener trabajo parece ser ahora una circunstancia que depende más de la suerte que de otros factores como la cualificación o el esfuerzo.
        Pienso en esto a raíz de la muerte de Alan Sillitoe, tratada con excesiva discreción por los medios. Sillitoe fue un escritor perteneciente a la generación de 'los jóvenes airados', un grupo de novelistas, comediógrafos y cineastas que irrumpieron en tromba muy a principios de los 60 en Gran Bretaña*. Las novelas de Sillitoe más conocidas son 'La soledad del corredor de fondo' y 'Sábado por la noche y domingo por la mañana', ambas llevadas al cine. No hace mucho, asistí en la filmoteca a un ciclo de este movimiento y me di cuenta de que todas las películas, aunque con tramas distintas, respondían a un mismo argumento: un joven obrero ansiaba ascender socialmente pero no por medio del trabajo sino a través de una relación con una mujer de clase alta (por ejemplo, con la hija o, incluso, con la esposa del jefe), lo que producía su ingreso en un limbo social en el que, traicionados sus orígenes, sólo le esperaba la infelicidad. El mismo Sillitoe trabajó en una fábrica de bicicletas antes de dedicarse a escribir y, como sus colegas, rindió un homenaje a la dignidad de aquellos trabajadores que habían sobrevivido a la guerra y estaban levantando Europa. Nadie imaginaba entonces la aparición, décadas después, de una nueva y nebulosa clase: la de los ingenieros financieros. A más de uno le habría dado un patatús.
       
       *La denominación de 'jóvenes airados' procede de la inglesa 'angry young men' que se aceptó como etiqueta para esta generación a partir del estreno de la obra de teatro 'Look back in anger' (Mirando hacia atrás con ira, 1956), de John Osborne, que fue llevada al cine en 1959 por Tony Richardson con Richard Burton de protagonista. Las novelas de Sillitoe fueron la base de dos excelentes películas: 'Saturday night and Sunday morning', dirigida por Karel Reisz en 1960, y 'The loneliness of the long distance runner', de Tony Richardson, en 1962. Allan Sillitoe, nacido en Nottingham en 1928, murió el 25 de abril de 2010.
       
       Este artículo se ha publicado en la sección MARCA AL AGUA de las páginas de opinión de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"