12/10/2010

La Visi, oferente

imagen
       Coincido en la panadería con la Visi, mi vecina, a media mañana. "¿Tú por aquí a estas horas y todavía sin vestirte para la ofrenda?", le pregunto extrañado al verla con camiseta y vaqueros. Para contestarme, se embala: "Este año no voy a la ofrenda porque el año pasado tuve muchos disgustos. Fíjate que nada más colocarme en mi grupo, con las de mi asociación de mujeres, unas que no conocía de nada empezaron a gritarme que me había colado. No sabes lo impertinentes que se pusieron. Te lo digo sinceramente: yo me puedo colar en la pescadería o en la parada del autobús, pero ¡de ninguna manera en un acto religioso tan grandísimo como este!, que encima se está retransmitiendo por la tele para toda España y te pueden ver. Bueno, pues después de este sofoco, cuando nos tocó ponernos en marcha, caímos en la cuenta de que no teníamos flores, que los de la floristería no nos habían traído la cesta a la hora fijada. O sea que teníamos que desfilar por la calle Alfonso sin un mal clavel. Pero entonces ocurrió algo que yo calificaría como... un detalle muy bonito del destino: a pocos metros por delante de nosotras, una señora vestida de ansotana se cayó porque le había dado una lipotimia o algo parecido. No lo pensé dos veces y me fui corriendo hacia ella y, cuando llegué, ya estaba rodeada de muchos que querían ayudarla, porque la gente tiene un corazón muy grande. Y yo me dije: Visi, lo mejor es que te lleves su ramo, no vaya a ser que se lo pisen y no es justo que la Virgen se quede sin él. Y me volví, supercontenta, con el ramo, que era de gladiolos muy preciosos, a mi grupo. "¡Ya tenemos flores!", les grité. ¿Crees que me felicitaron o me aplaudieron? Pues no, al contrario: me empezaron a hacer preguntas molestas, como si yo fuera una choriza. Ah, a propósito, no sabes lo aficionados a los embutidos que son los oferentes. Los hombres llevan la alforja con pan, longaniza, fuet, y no paran de comer. Me parece muy mal; sobre todo que no nos ofrezcan a las mujeres. Así, no es extraño que a algunas les dé una lipotimia..."
       
       *Este artículo se ha publicado en la sección LA DULZAINA de las páginas especiales de Fiestas del Pilar de Heraldo de Aragón. Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

Este artículo pertenece a la sección "Fiestas del Pilar"