24/04/2011

Zaragoza. Visión emocional de una ciudad.

Zaragoza. Visión emocional de una ciudad. Una exposición poco emocionante.(La Lonja y museo Ibercaja Camón Aznar, del 20 de abril al 5 de junio).
       
       Hola. Parece ser que el propósito de los responsables de esta muestra ha sido reflejar la percepción que tienen de la ciudad los artistas locales y, para ello, han encargado una obra ¡a nada menos que 216! Este ha sido un error de base: las exposiciones cuantitativas no funcionan, pues en la mente del espectador el conjunto se vuelve impreciso, como una nebulosa que termina ocultando las piezas más destacadas. Otro error ha sido la elección del sitio: no se debería haber montado en la Lonja. Estos "marcos incomparables" se vuelven muy en contra de los contenidos; y obras que resultarían correctas, incluso estimables, en espacios más adecuados, como el Centro de Historia, se quedan convertidas en naderías.
        De todos los apartados, el que mejor se aprecia, y creo que también el más interesante, es el dedicado al Videoarte, a cargo de la realizadora Vicky Calavia. Se trata de un selección muy medida y muy coherente de 17 minicortometrajes, entre los que destaca, a gran altura, "Chico y Barco", de Eduardo Fuembuena. Se trata de un poético relato, realizado con esa exquisita pulcritud que caracteriza la obra de este autor, en el que la elegancia de la mirada no oculta una inquietante sentimentalidad. Fuembuena parece frío y ligeramente escorado hacia la estética cool, pero es una impresión engañosa pues pocos como él logran adentrarse en la naturaleza inaprensible del tiempo y en la fragilidad de los deseos. También destacaría "Multicoloured Memories" de Alejandro Ramírez Ariza, un cuento nostálgico pero alegre, en forma de collage animado, concebido como una canción pop. El corto rebosa de imaginación y, lo que más se agradece, de sentido del humor. Por último, hay que mencionar "Capital", de Gaizka Urresti, que juega muy bien con el significado ambivalente de la palabra (población principal y el dinero como concepto bancario) para ofrecer un relato ágil y, sobre todo, comprometido con los estragos de la crisis en el paisaje urbano. Una pena que el autor lo haya estropeado al final, incluyendo dos citas que explican lo obvio.
        No he entendido muy bien el criterio que se ha seguido en el apartado "La palabra". Nada que decir sobre los textos que los escritores históricos han dedicado a la ciudad, pero en cuanto a los de los actuales, sorprende que un porcentaje alto de los 35 autores que participan estén ligados al periódico Heraldo de Aragón, desde el director hasta los colaboradores, pasando por varios periodistas de plantilla. No sé, parece una selección cómoda, como hecha paseándose por los pasillos de esa redacción. Por otro lado, la impresión general es la de una muestra literaria un tanto antigua, parecida a la que podría haberse hecho hace quince años. ¿Tan escasa ha sido la renovación de las letras aragonesas en este tiempo? Como dato curioso, hay que señalar que, una vez más, la cultureta maña ha ignorado la voz más distinta y más sólida aparecida aquí últimamente, la de Irene Vallejo Moreu, surgida precisamente de las páginas de Heraldo de Aragón.
        En el apartado fotográfico, se han preferido los fotógrafos conceptuales de la vanguardia local. Inexplicable, por ejemplo, la ausencia de Vicente Almazán, un fotógrafo que lleva años retratando la Zaragoza viva a través de de las miradas de sus habitantes. Pero aquí no ha habido espacio para la fotografía de inspiración documentalista. Me temo, pues, que Doisneau y Cartier Bresson, en tierras aragonesas, se habrían tenido que montar una panadería. En resumen, uno sale del MICAZ con la impresión (no sólo la mía sino también la de algunos visitantes a mi alrededor) de que siempre están los de siempre, de que la cultureta zaragozana se esta encriptando, blindando, amurallando como la ciudad medieval de Zamora. Nos vemos.
       
       Todos los minicortometrajes (poco más de 2 minutos cada uno), que se citan en el segundo párrafo, pueden verse pinchandoaquí, y luego vaya a la lista de visores que hay debajo del mapa que encabeza la página .
       
       Si te ha interesado este artículo, puede que te interese este otro: Zaragoza pintada. ¡Ay, qué poca suerte tiene Zaragoza con las exposiciones que montan en su honor!
       
       Si quieres añadir un comentario en este blog, tienes que enviarlo por email a jmheraldo@hotmail.com

jmheraldo@hotmail.comImprimir

Este artículo pertenece a la sección "Culturland"