09/05/2004

Noche de lluvia

Llueve sin parar esta noche y Chet Baker toca la trompeta. La música de Baker no se puede escuchar de día igual que la de los Beach Boys no se puede escuchar sin sol. Es la 1 de la madrugada y LX, que es profesora de Historia del Arte, está semitumbada en su sofá mientras se deja acariciar por el sonido de esa trompeta de oro y humo. No todo es felicidad porque, bueno, ejem, está corrigiendo los exámenes de sus alumnos de segundo de bachillerato, que van a la universidad el curso próximo. Mírala de cerca, se le ha quedado la cara petrificada. Acaba de leer lo siguiente: "En el Baticano se pueden ver las pinturas de Moisés, que las pintó después de muerto". Sic. La profe sigue corrigiendo con paciencia. ¿Cómo es posible que el muchacho que ha descubierto pinturas de Moisés en el Baticano, sic, haya llegado hasta el último curso de Bachillerato? ¿Cómo es posible que a ella no se le permitieran más de 3 faltas de ortografía a los 10 años y ahora haya estudiantes de 18 que las cometan a puñados y muy gordas?
        La profesora suspira y decide darse un pequeño reposo. Bebe pausadamente un poco de whisky. Entonces, Chet Baker se arrea un solo de trompeta estremecedor para decir que él "se enamora fácilmente". La profe vuelve a suspirar, ay...fff, porque a ella le pasa lo mismo. Coge el periódico, lo abre al buen tuntún, y en la página 34 lee que "Dos expertos alertan de las repercusiones socioeconómicas de la mala calidad de la educación en España." Y sigue leyendo, por vicio ya, que "sólo un 5% de los alumnos españoles tiene un nivel alto mientras que llega al 10% en los países de la Unión Europea". La profesora LX empieza a reírse porque eso ella ¡ya lo sabía! Hace ya ocho años de la implantación de la ESO y ha tenido tiempo para contemplar impotente como la educación en España se iba haciendo añicos. Se vuelve a poner a corregir: "Abeces Goya pintaba a los reyes con cara de basayo." Sic. Ese chico entrará en la universidad. Ajeno a todo, Chet Baker sigue tocando la trompeta.

Las "perlas" que aquí aparecen son reales y me las pasó Eduardo Flores, profesor de Historia del Arte. Por otro lado, Carlos de Orte, casi profesional del rythm'n'blues, me grabó una selección de canciones de los Beach Boys para demostrarme que también podían ser la música ideal de los crepúsculos.

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Escrito con tiza"