28/12/2003

Pura Nochevieja

Hola. Esto es aquí, en nochevieja, o sea, en el café de la esquina. Con el cuerpo golfo, o sea que ya estamos animadillos. La noche promete. Hay barra libre de sidra achampanada. La Visi ha puesto una careta de Bush en la diana de los dardos. La Visi lanza un dardo y lo clava en la oreja de Bush. "No tiene mala puntería... para ser mujer", comenta su marido, el Rubén, que hoy no coge el taxi, porque "no ha nacido para aguantar borrachos". La Visi grita: "¡Viva la república¡". Se cree obligada a explicar: "Si este 2003 ha sido el año del chapapote, el que viene será el del republicanismo, ya veréis. Con el empacho que vamos a tener de boda real y lo bien que va a funcionar lo de Maragall y Rovira, todos republicanos". El Rubén se pone dramático: "Perdona, guapa, va a ser el año del PP; vamos a arrasar en las elecciones para que España no se haga pedazos. ¡Viva España!". Venga, más sidra, más cava, ¡Feliz año!. Iván, el hijo del conserje busca a Tatiana, la violonchelista del tercero, ausente del fiestorro.
       Y es que Tatiana está en un bar pijo-de-luxe, donde no se bebe sidra achampanada. Describo el ambiente: la barra está llena de pavos con el pelo ensortijado por la nuca y camisas de Ralph Loren almidonadas. Hay pavos muy listos y otros menos listos, pero aquí el coeficiente intelectual se mide por el modelo de coche alemán que se tenga a la puerta. Cuanto más coche, más listo, esto es así. La juerga consiste en hacerse fotos con el móvil. Mucho flash de móvil. Tatiana se está aburriendo un poco entre tanto cachorro de constructor. Algunos cachorros van a los servicios y salen estornudando, sniff, como si en los servicios nevara, cosas que pasan, ¡glups! Tatiana se escapa y corre hacia aquí, o sea, a este café de la esquina. El hijo del conserje se alegra mogollón cuando la ve entrar y brinda con sidra. Se baila salsa non-stop. Las señoras mayores, muy animadillas, je-je, tiran serpentinas a los jóvenes, fíjate qué juerga. Por un momento, el mundo, hoy, aquí, parece bien hecho. Feliz año, nos vemos.
       

Este artículo pertenece a la sección "Querido Caos"