14/12/2003

Tarde de compras

Hola. Esto es una tienda grande del centro. Un caballero de Bilbao, que ha disimulado una alopecia que le atormenta afeitándose la cabeza, busca una buena novela para su esposa. Cerca, mira libros una mujer de figura escultural, bellísima, que, ahora mismo, está hojeando una novela de JimThompson, titulada "1.280 almas". El caballero de Bilbao no le quita ojo a la mujer. Un caballero de Tudela, bastante joven, duda entre regalarle a su novio el último libro de Boris Izaguirre o un móvil. Quizá un móvil sea demasiado, porque sólo se conocen desde hace un mes. Una adolescente escoge el nuevo disco de Alex Ubago para su madre. A su madre, Alex Ubago no le gusta, le parece "muy bollo". Luego coge un disco de "La oreja de Van Gogh" para su padre, aunque su padre sólo escucha a Mozart. Así son las adolescentes.
       El señor de Bilbao mira directamente a los ojos de la señora superguapa. El señor se está poniendo un pelín, ejem, alterado. Sin pensárselo dos veces, coge otro ejemplar del mismo libro que ella está hojeando, "1.280 almas". Es una manera de ligar inteligente, que indica que en su relación no sólo habrá, ejem, sexo, sino conversación sobre afinidades... La mujer decide no comprar nada y va, esbelta y luminosa, hacia la salida. El caballero corre tras ella, sin darse cuenta de que lleva el libro en la mano y no ha pasado por caja. La alarma pita. Un caballero segurata le cierra el paso. El joven de Tudela no da crédito a lo que ve: al otro extremo de la tienda, su novio se gasta muchas risas con otro, frente a una play station. El de Tudela se queda zombi y va hacia la salida con el libro de Boris Izaguirre en la mano. La alarma suena. La adolescente, que se ha metido los dos discos en la mochila, echa morro y trata de salir. Se monta un superpollo. Al caballero segurata le va a dar un telele con tanto "chorizo". La mujer guapísima, ya en la puerta, se vuelve y sonríe a todos. Como siempre, en una situación de caos, es la belleza la que pone un poco de orden.

El señor de Bilbao vuelve a aparecer por Zaragoza un año después, en diciembre de 2004, en la crónica "El ascensor"

jmheraldo@hotmail.comHeraldo de Aragón | Imprimir

Este artículo pertenece a la sección "Querido Caos"